martes, 11 de marzo de 2014

Años secos o diluvios

 
Entre sequías y lluvias: tendencias a tener en cuenta
 
Ing. Manuel Leiva Castillo
 
La vida y las actividades en la costa y sierra norte, transcurren, desde hace algunos años, entre sequías y lluvias con diferentes intensidades, duración, frecuencia y cobertura espacial, y así será en los años venideros ya que, el incremento de la temperatura global está causando cambios en los patrones de clima, esto es el cambio climático; por ello, los factores y elementos que caracterizan el clima peruano, presentan mayor variabilidad (Corrientes marinas de Humboldt y El Niño, Zona de Convergencia Intertropical, Anticiclón del Pacífico Sur, Alta de Bolivia).
Un ejemplo de lo mencionado, es lo que se observó en el último trimestre de 2013 y lo que se viene observando en el presente año. En octubre de 2013, el Comité Multisectorial Encargado del Estudio Nacional del Fenómeno El Niño (ENFEN), indicó que frente a la costa sur se observaron ligeras anomalías de vientos del Sur (Anticiclón del Pacífico Sur) y que el Índice Costero El Niño, mostraba una tendencia positiva, confirmando el término del evento La Niña. En enero de 2014, el incremento de la gradiente de presión en la faja costera del Anticiclón del Pacífico Sur, se manifestó en núcleos de afloramiento, mientras que la temperatura superficial del mar aumentó hasta alcanzar valores positivos en el norte y centro. Finalmente, el ENFEN, en febrero de 2014 observó un enfriamiento atípico en el litoral debido a incrementos de gradientes de presión en la franja costera que intensificaron los vientos superficiales y fortalecieron el afloramiento costero.
Como vemos, lo que viene ocurriendo no se trata de un evento La Niña, pues esta terminó en octubre de 2013, lo que ocurre es el comportamiento alterado y variable de los elementos del clima peruano, como los vientos del Anticiclón del Pacífico Sur que han dado como resultado el afloramiento costero y junto con las anomalías del Oeste en el Pacífico oriental ecuatorial, que ayudan al bloqueo de vientos del Este en la zona norte del Perú, han favorecido la escasez de lluvias. La situación podría cambiar en lo que resta del mes de marzo y se prolongaría hasta el mes de mayo inclusive, ya que se espera el arribo de una Onda Kelvin en marzo o abril.
Hace nueve años, el Senamhi (2005) publicó el estudio sobre Escenarios de Cambio Climático en el Perú al 2050: Cuenca Río Piura, indicando variaciones en el comportamiento de la temperatura del aire, precipitación y temperatura superficial del mar para el período comprendido entre el 2005 y 2020, y una probable ocurrencia de por lo menos un evento El Niño durante el período 2009-2015, cuya intensidad sería similar al evento 1982-83. Hay otro estudio más reciente (2009), del Senamhi sobre Escenarios Climáticos en el Perú para el año 2030, del cual se desprende que durante los meses de verano en algunas provincias de la costa y sierra norte, las lluvias del trimestre diciembre-enero-febrero podrían disminuir hasta un 20%, retrasarse a marzo-abril-mayo y alterar la recarga de los reservorios. Se advirtió, pero la información no fluyó convenientemente a los decisores del desarrollo.
En conclusión, estas tendencias no son recientes, hace diez años hubo una sequía similar a la actual. En los próximos años se podrían acentuar los eventos extremos, es decir, sequías más severas y lluvias intensas e inundaciones como las del Fenómeno El Niño. En julio de este año tendremos escenarios climáticos regionales al 2030, por primera vez para todo el ámbito de los territorios regionales de Piura y Tumbes, esperamos que ahora sí se tomen en cuenta, hay que pasar del papel a la práctica, los gobiernos regionales y locales son claves en este proceso.
Diario El Tiempo. Piura, 11 de marzo del 2014.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario