jueves, 15 de agosto de 2013

Los churres lectores

¿Nada menos?
NELSON PEÑAHERRERA CASTILLO
 
¡Qué bueno que Piura tenga su propia Feria del Libro! Y qué bueno que el recinto sea una universidad pública. Y mucho más, qué bueno que la entrada sea gratuita.
Lo que discuto es que debido a los "malos hábitos de lectura", la gente piurana prefiere adquirir libros piratas.
Definamos "malos hábitos de lectura" primero. No me queda claro si se refiere a que la gente no sabe leer o lee poco, o no sabe elegir lo que lee. Sería bueno explicarlo.
Un estudio del Gobierno Regional de Piura encontró que uno de cada cinco estudiantes de segundo grado de primaria sí entiende lo que lee. Parece que por ahí tenemos una pista alarmante.
Si extrapoláramos antojadiza y optimistamente este número, quiere decir que apenas un cuarto de millón de habitantes en Piura entendemos lo que leemos. Este número equivale a la población de la provincia de Sullana, según el último censo: casi la quinta parte de la población regional.
Si tomáramos a los y las mayores de edad, que es la mitad, tenemos 125 mil, la población total de la ciudad de Sullana, y si encima dijéramos que la tercera parte gana un sueldo más o menos holgado —recuerden, estoy siendo optimista—, tenemos unas 45 mil personas.
No es un gran mercado para vender libros, pero tampoco despreciable.
Si le agregamos una vieja máxima del 'marketing' no escrito que dice que Piura compra precio y no calidad, y entre un libro a diez lucas y el mismo a 45, obviamente la decisión se va por el primero, me temo que más que malos hábitos de lectura, son las malas opciones de la oferta.
Cuando los puntos de venta se concentran sólo en centros comerciales —que de por sí son caros—, si alguien quiere practicar el hábito de la lectura, no tendrá que pensarlo mucho, y así mismo sucede en otros varios campos.
Claro que la solución 'facilista' es exterminar la piratería a como dé lugar.
Pero si eso pasara, hipotéticamente hablando, el mercado de libros en Piura quebraría por la cuestión del precio.
Entonces, si el problema es el hambre, la solución no es cambiar los platos de plástico por los de loza, sino mejorar el acceso a los alimentos, ¿no?
Por lo mismo, si queremos que la 'piuranada' lea originales, primero deberíamos trabajar cabildeando allá en Lima para que estos aún-objetos-de-lujo dejen de serlo, que, dicho sea de paso, es nuestra asignatura pendiente de hace años.
Segundo, más que fomentar hábitos de lectura, yo diría enseñar a amar la lectura, no parametrados por una lista, sino respetando la libertad de elegir lo que me gusta, de tal modo que convierta esa actividad en una afición. Y si me ven leer, seguro que alguien me imitará, especialmente los niños y las niñas.
Tercero, abrirse a las nuevas tecnologías que prescinden del papel, como los e-books, o que permiten la inclusión de más público, como los audio-books.
Cuarto, acabar con el star-system de la lectura, que concentra los títulos en las mismas tres o cuatro grandes editoriales de siempre. Si el talento es bueno, más que el sello, nos interesará el contenido.
No es tarea fácil, pero por algún lado se debe comenzar. Insisto, lo de la Feria me parece una idea formidable, y tenemos que ir aunque sea a ver las carátulas.
El objetivo de fondo, en tanto estilo de vida saludable, debería ser acabar con el sello elitista de la lectura y diseminarla hasta que el millón 600 mil personas que vivimos en Piura enseñemos al mundo cómo leer bien.
 
14 de agosto de 2013
Fuente: Diario Regional de Piura.
 


No hay comentarios:

Publicar un comentario